operaciontransformer

Un año de Transformer

March 01, 2012 Darío Pescador

Un año ya. Tanto por transformar, tanto que agradecer. Y lo que nos queda.

Hace exactamente un año, un loco con cuatro brazos empezó a contar en su blog que cambiar es una buena idea, siempre que sea para mejor, claro. Han sido 366 desayunos nutritivos y abundantes (2012 es bisiesto), diez mandamientos para que tu vida sea un poco mejor cada día, muchas ideas para perder peso sin pesarte, una dieta Transformer que no te dice qué debes comer, sino que te anima a aprender a comer. Y las recetas del Gourmet saludable que no solo están buenas sino que además son buenas.

Ha sido un año para despedirse de mitos y conocer algo más de cerca la grasa, los edulcorantes, los batidos de proteínas, los huevos, el zumo o los cereales de desayuno. Un año para decir sayonara a esas costumbres que nos perjudican y nos limitan. Un año para perder el miedo, ayudar al cerebro con alguna pastilla, decir sí puedo, abrir los ojos y la mente. Apagar la televisión. Practicar más sexo en vacaciones.

Las mejores cosas de la vida son gratis.

En este año, con un poco de suerte habrás empezado a hacer deporte, aunque sea en casa o de viaje, con estrategia, sin creer en milagros y sin hacer caso de mentiras ni mitos. Por lo menos, seguro que pasas menos tiempo sentado. Quizá hayas llegado al verano sin caer en una peligrosa dieta yo-yo. Quizá te haya inspirado la historia de dos madres corredoras que entrenan sin excusas. Quizá hayas conseguido conciliar el sueño con 40 grados.

Enhorabuena.

Este año no habría sido posible sin el magnífico equipo de Quo, los especialistas que me ayudan y asesoran y, sobre todo, vosotros. Carlos, que dejó la comida basura y se acaba de comprar un TRX. María, que nunca había hecho deporte antes y ya ha perdido siete centímetros de cintura. Antonio, que ahora corre la San Silvestre y parece diez años más joven. Begoña, que cuida cada día más la comida de sus hijos. Joan, que duerme de un tirón. Gracias. Vosotros hacéis que merezca la pena.

Foto: Walmink