operaciontransformer

Transformer en Navidad: utiliza a los niños como gimnasio

December 21, 2011 Darío Pescador

¿No puedes ir al gimnasio en Navidad? Prueba el levantamiento de niños

La Navidad deja pocas ocasiones para entrenar. Reuniones familiares, fiestas, resacas y comilonas. Mucho tiempo en casa y mucha televisión. Sin embargo, es una época del año en la que tienes a mano un equipamiento de gimnasia barato y flexible: los niños.

Estas pequeñas personas vienen graduadas en peso según su edad, y dependiendo de lo que hayan comido son capaces de alcanzar distintas velocidades a la hora de perseguirlos o hacer carreras.

Utiliza a los niños. Tanto si son los tuyos propios como si se trata de sobrinos o primos en cualquier grado, podrás ponerte en forma y además pasar un buen rato con ellos.

Levantamiento de niños

Si hace mal tiempo, toca quedarse en casa. Eso no quiere decir que haya que darse a la molicie. Si uno se deja, los niños tienen la costumbre de subirse encima de ti y utilizarte como equipamiento municipal recreativo.

Aprovéchate y dedícate al levantamiento de niño, que debería ser disciplina olímpica. El entrenador Max Wettstein lo hace en la playa, pero en el salón también vale. No sufras por la niña, el vídeo tiene partes a cámara rápida y parece que la está agitando violentamente, pero en realidad lo pasa bomba.

Lo mismo con los tres hijos de Anna Russell, una madre ocupada que ha encontrado la solución perfecta para hacer pesas.

Corre que te pillo

¿Hace sol? Levanta el trasero del sofá y lleva a los enanos al parque o al jardín. Asegúrate de abrigarlos bien contra el frío pero, por favor, olvídate de esos pasamontañas de punto que las madres nos obligaban a llevar, acuérdate de cuanto tú lo llevabas y ten piedad.

¿Qué se puede hacer en el parque para entrar en calor? Lo de siempre, pero participando tú también, no te quedes sentado en un banco. Fútbol, baloncesto, tú la llevas, el juego del pañuelo, carreras a caballito. Cualquier cosa que implique correr. Volveréis todos sudando y con los carrillos encendidos. Tú habrás tenido una buena sesión de ejercicio areóbico de intervalos, y ellos estarán más cansados, se irán a dormir y no darán tanto la lata. Todo el mundo gana.

Foto: