operaciontransformer

Palo y zanahoria para ir al gimnasio

February 14, 2013 Darío Pescador

palozanahoria

Si te falta la motivación, aprende a programar tu cerebro para entrenar sin falta y sentirte bien.

Hay dos métodos probados para la motivación: el palo y la zanahoria, o lo que es lo mismo, la recompensa y el castigo. Algo hacia lo que correr y algo de lo que huir.

Si te cuesta un triunfo llegar al gimnasio o ponerte las zapatillas para correr, puedes reprogramar tu cerebro con estas sencillas técnicas de manipulación, pero aplicadas sobre ti mismo:

  • Zanahoria: Haz una foto de tu objetivo, y llévala contigo a todas partes para que te anime. Puede ser la foto de ese vestido en el que quieres meterte dentro de tres meses, o la foto de la playa a la que quieres ir el próximo verano con tu cuerpo nuevo.
  • Palo: si empiezas ahora a hacer ejercicio, y no te gusta tu cuerpo, hazte una foto despiadada, en ropa interior y con flash. Ponla en el espejo del baño, o mejor aún, en la nevera, para que cuando avances te recuerde lo que has conseguido y a dónde no quieres volver.
  • Zanahoria: Busca un acompañante para hacer deporte, y queda con él o con ella para ir al gimnasio, a horas fijas. A ser posible que sea alguien con objetivos parecidos a los tuyos. Te divertirás más y habrá una sana competencia.
  • Palo: Busca un espónsor, como en Alcohólicos Anónimos, que siga tus progresos. Puede ser tu pareja, hermano o amigo, pero sobre todo que sea alguien con autoridad. Le tendrás que dar informes semanales de lo que has hecho o dejado de hacer, y cuáles son tus progresos. La vergüenza de saltarte los días de entrenamiento y tener que confesarlo es un poderoso incentivo para no fallar.
  • Zanahoria: Planifica una pequeña recompensa después de entrenar, así tendrás algo en lo que pensar mientras sudas. Puede ser algo simple como diez minutos de relajación en la sauna, o un minúsculo postre dulce. Recuerda que después de entrenar puedes comer hidratos rápidos con moderación.
  • Palo: Si no cumples, ponte un castigo. Por ejemplo, si te saltas un día de gimnasio, te quedas sin postre el sábado (mejor si tu espónsor te vigila). Otra opción es GymPact, una aplicación para tu teléfono que te pone una multa cuando te saltas tu compromiso de días de entrenamiento, y te la cobra de tu tarjeta de crédito.