operaciontransformer

Lo que necesitas comer, y lo que no necesitas

February 05, 2014 Darío Pescador

 la comida que necesitas

No puedes vivir sin proteínas. No puedes vivir sin grasas. Pero puedes vivir sin azúcar. Esto es lo que tu cuerpo de verdad necesita.

La pregunta que todo el mundo se hace es ¿Comer esto es bueno o malo? Es la pregunta equivocada. Lo primero que debes saber es si tu cuerpo lo necesita o no.

Tu cuerpo no es solo un horno que quema la comida para convertirla en energía. Es un completo laboratorio químico en cuyo interior se descomponen y sintetizan millones de compuestos. Igual que el protagonista de Breaking Bad, tu cuerpo necesita suministros para cocinar moléculas. A esto lo llamamos comer.

Si en tu comida faltan ingredientes, tu cuerpo de repente no puede construir piel, hueso, fibras musculares o células sanguíneas. Si falta energía, no tendrás suficiente para tu actividad diaria. En ambos casos el cuerpo hace lo que los barcos de vapor que se quedaban sin carbón y empezaban a quemar las tablas de la cubierta: se come a sí mismo en busca de esos ingredientes que faltan.

Esto es lo que necesitas, y lo que no necesitas comer:

Necesitas proteínas

Todos los organismos vivos se construyen con los mismos 22 aminoácidos. Una bacteria es capaz de sintetizarlos todos, pero nosotros no. Hay nueve que necesitamos incluir en nuestra dieta comiendo alimentos que contengan proteínas, como la carne, pescado, huevos y en menor medida, plantas. Si el cuerpo no recibe su cargamento de aminoácidos cada día, primero empieza a comerse a sí mismo, y se pierde masa muscular. Después viene la hinchazón (como los niños desnutridos) y el fallo de los órganos.

Necesitas grasas

Los exploradores del polo norte sufrían el mal de caribou: comían mucha carne, y sin embargo siempre tenían hambre, después sobrevenían diarreas e intoxicación por proteínas. ¿Qué les pasaba? Que no comían grasa, al contrario que los esquimales. La grasa es vital, tu cuerpo la utiliza para fabricar hormonas, la mielina que recubre el tejido nervioso y nada menos que las membranas de las células. Como en el caso de las proteínas, tenemos que comer ácidos grasos esenciales porque nuestro cuerpo no puede sintetizarlos, en concreto los ácidos alfa linolénico (omega 3) y linoléico (omega 6).

Necesitas vitaminas

Las vitaminas son, de nuevo, sustancias que el cuerpo no puede sintetizar por sí solo y resultan imprescindibles para controlar nuestro metabolismo. Son los reactivos que hacen que se produzcan el resto de las reacciones en el laboratorio. En el caso de las vitaminas hidrosolubles (todas menos la A, D, E y K que son liposolubles) no hay riesgo de pasarse de la dosis, así que toma suplementos si tienes dudas.

Necesitas oligoelementos

Cloro, calcio, fósforo, sodio, potasio, cobalto, cobre, cromo, flúor, hierro, manganeso, molibdeno, níquel, selenio, silicio, yodo, zinc,. Si te falta uno de ellos, desarrollarás una enfermedad. Si no sabes si tienes suficiente, asegúrate tomando un suplemento.

No necesitas casi carbohidratos

Cuidado, no estoy diciendo que no debas comer hidratos de carbono, pero está cada vez más claro  que no los necesitamos para vivir, y desde luego, no tantos como come la gente. El cuerpo humano puede funcionar perfectamente con cantidades mínimas de carbohidratos, como demuestra la existencia de los esquimales, que prácticamente no tenían acceso a ellos en su dieta tradicional, estaban muy sanos y vivían largos años. La glucosa es necesaria para el funcionamiento del cuerpo, pero se puede sintetizar a partir de las grasas y utilizar los cuerpos cetónicos como fuente de energía. En cualquier caso, nuestra vida mejora cuando tomamos menos carbohidratos, y empeora cuando tomamos más, especialmente azúcar.

Organiza tu comida empezando por lo que necesitas. Calcula calorías que gastas según tu metabolismo basal, y después asegúrate las proteínas, las grasas, vitaminas y oligoelementos. Ajusta los hidratos de carbono para ganar o perder. Es mucho más fácil de lo que parece.

Foto: fresh and tasty food de Shutterstock, no reutilizar