operaciontransformer

II. No pasarás sed

April 29, 2011 Darío Pescador

agua va

Si tienes sed, ya es tarde, estás deshidratado. No llegues a ese punto, bebe agua constantemente y perderás peso, estarás más sano, tendrás más energía e incluso evitarás la halitosis.

La mayoría de la gente no bebe suficiente agua. No voy a repetir lo de que nuestro cuerpo está compuesto en un 60% de agua, ni que el agua es necesaria para todos los procesos químicos que se producen en su interior, ni que hay que beber entre dos y tres litros al día. Eso ya lo sabes. Pero hay otras buenas razones para beber agua quizá menos conocidas.

Beber agua adelgaza
El agua es saciante, y beber ayuda a regular el apetito. En un estudio de la universidad Virginia Tech se comprobó que las personas que bebían agua antes de las comidas perdían más peso. Bebiendo agua también se evita beber refrescos azucarados, esos venenos líquidos que engordan.

El agua evita la retención de líquidos
Si sufres retención de líquidos, ¡tienes que beber más agua! No es una contradicción. Con el agua, tu cuerpo también entra en modo ahorro, y si no bebes bastante, piensa que la necesitarás más tarde y la almacena en todos los tejidos. Si aumentas el consumo de agua, durante los primeros días harás pis como un caballo, pero al poco tiempo algo genial ocurre: el cuerpo se acostumbra y empezarás a perder volumen.

La sed cansa
Una deshidratación de tan solo el 2% del peso corporal produce ansiedad y reduce la capacidad de trabajo en un 20%. Si la deshidratación llega al 4% aparecen mareos, nauseas, inestabilidad emocional y fatiga. El agua es imprescindible para el cerebro y los músculos. Sin ella, la sangre se espesa y llegan menos nutrientes a las células. ¿Estás cansado en el gimnasio? ¿No das pie con bola en el trabajo? ¿De mal humor? Quizá solo necesites beber más agua.

El agua, el acné, el estreñimiento y el mal aliento
Beber más agua puede hacer milagros con tu piel, limpiando las impurezas y mejorando los problemas cutáneos. Las cremas hidratantes son un timo, hay que hidratarse desde dentro. ¿Estás estreñido? Lo primero es beber más agua. ¿Dolor de cabeza? Muchas veces es solo deshidratación. Y sí, una de las principales causas del mal aliento es no beber suficiente agua.

Si no es agua, te está deshidratando
Las bebidas azucaradas y las bebidas alcohólicas, además de engordar, son diuréticas. Es decir, hacen que perdamos agua con la orina, y terminamos deshidratados. La cocacola no quita la sed, la aumenta. La cerveza, lo mismo. El café es otro poderoso diurético. Si tienes sed, bebe agua. ¿Tienes resaca? Entre otras cosas, estás terriblemente deshidratado. Bebe como si salieras del desierto y tu lamentable estado mejorará.

Cuando bebo alcohol (en mis días de atracón) sigo una regla: beber al mismo tiempo la misma cantidad de agua. Una copa de vino, una copa de agua. A la mañana siguiente, como nuevo.

Lleva a todas partes una botella de agua, pero no compres agua embotellada. Es una estafa y un desastre medioambiental. Las botellas de aluminio de SIGG tienen diseños espectaculares y duran toda la vida. Si el agua del grifo en tu ciudad tiene mal sabor, Bobble fabrica botellas con un filtro de carbono que arreglan el problema. Son baratas, y cada filtro dura seis meses.

Foto: Pink Sherbet Photography

Lee el resto de los mandamientos para cambiar tu vida.