operaciontransformer

El riesgo de no cambiar

July 05, 2013 Darío Pescador

inaccion

Quedarte como estás no siempre es la opción más segura. puede incluso ser la más peligrosa.

Todos, en mayor o menor medida, vivimos con miedo. Quien diga lo contrario simplemente tiene miedo a admitirlo. Cuando nos planteamos dar un paso en nuestra vida, para cambiar nuestro cuerpo, aprender un idioma, cambiar de trabajo, o empezar una relación, estamos corriendo riesgos. Muchas veces usamos esos riesgos como excusa para no hacer nada. Puedo lesionarme haciendo deporte, piensas. Esa chica / chico seguro que me hace la vida imposible. Si dejo el trabajo para empezar mi negocio me puedo quedar en la calle.

Lo que no pensamos tanto son los riesgos de lo hacer nada, de no cambiar. A veces quedarte donde estás es mucho más peligroso que seguir avanzando. Por ejemplo:

  • Si no cambias tu dieta y sigues comiendo basura, te pondrás enfermo. Tarde o temprano, con mayor o menor gravedad, pero puedes estar seguro.
  • Si no haces deporte, vives menos años. Las posibilidades de contraer enfermedades son mucho más altas. De verdad es tan importante el riesgo de una lesión?
  • Si tu relación con tu pareja no va bien, la inacción es lo peor. Los problemas nunca se resuelven solos.
  • Tu trabajo no está garantizado, te pueden despedir mañana, y si no tienes una fuente de ingresos alternativa, porque no has empezado a buscar cómo ganar dinero por otros lados o montar tu propio negocio, estarás en una situación mucho más difícil

¿Qué hacer? Empieza a moverte, paso a paso.

  • Aprende a comer bien, no para perder peso antes del verano, sino para el resto de tu vida
  • Muévete más. La silla te está matando poco a poco.
  • Descubre qué es lo que haces bien. ¿Sabes cocinar, escribir, enseñar? Conviértelo en una forma de ganar dinero, aunque sea poco y solo una afición al principio.
  • Habla con las personas importantes que tienes más cerca con valentía y honestidad. Decir la verdad puede doler ahora, pero la ocultación y las mentiras duelen toda la vida.

Tírate a la piscina. No sabes lo que te estás perdiendo.