operaciontransformer

El peor desayuno posible

October 21, 2015 Darío Pescador

peor desayuno dulce

Ese café con leche con dulces te está estropeando el día.

Te levantas por la mañana con muy poco tiempo. Todavía dormido, te duchas, vistes y pasas por la cocina para inhalar un café con leche y unas galletas antes de salir por la puerta corriendo. Te esperan cinco horas sentado, primero en el coche o el transporte público, y después en la oficina.

Enhorabuena, acabas de tomar el peor desayuno posible.

Puede que tú no tomes galletas, sino un croissant, o un yogur azucarado con fruta, un zumo de naranja, o un cuenco de cereales. En realidad, todas esas opciones son igual de malas: mucha azúcar, pocas proteínas, y como añadido, cafeína.

Esto es lo que no debes hacer:

  • No tomes el café nada más levantarte: cuando te despiertas, tu cuerpo segrega grandes cantidades de cortisol, la hormona del estrés. En este caso, es bueno y necesario, porque el cortisol ayuda a tu organismo a pasar del sueño a la vigilia. Sin embargo, el café potencia el cortisol. Si tomas café justo cuando tu cuerpo tiene el cortisol más alto, tendrás mayores niveles de estrés durante el día, problemas para dormir al día siguiente y desarrollarás tolerancia con el tiempo, es decir, que el café dejará de hacerte efecto.

Solución: espera a que pase una hora desde el momento en que te levantas, entonces puedes tomar el café, porque el cortisol ya habrá bajado. Entonces el café te ayudará de verdad.

500px-StressLevelsMales

  • No tomes un desayuno dulce: nada más levantarte tu cuerpo ha gastado una parte de las reservas de glucógeno del hígado, que es el encargado de alimentar al cerebro, y hay que reponerlo. Pero si tomas mucha azúcar en el momento en que el cortisol está más alto, la respuesta de tu insulina será mucho mayor, y es quiere decir que en una hora y media estarás hambriento (con antojo de dulces) y dormido. Si además de azúcar tomas grasa, la insulina y el cortisol bloquean la quema de grasas, así que no podrás usarla como combustible y se almacenará.

Solución: a no ser que vayas a hacer pesas por la mañana, limita la cantidad de carbohidratos a una pieza de fruta o unas tostadas. No tomes nada con azúcar.

  • No te pueden faltar las proteínas: el problema de tomar un desayuno pobre (como el café con galletas) es que hay pocos nutrientes. Después de la subida de azúcar inicial, viene una tremenda bajada que provoca hambre y sueño. En ese momento, tu cerebro empieza a quemar masa muscular. Si a eso le añades que estás acumulando grasa, estás yendo en la dirección equivocada.

Solución: toma proteínas en el desayuno acompañadas de una cierta cantidad de grasa, como por ejemplo huevos enteros, jamón, aguacate o unos pocos frutos secos. La proteína y la grasa son saciantes, y no tendrás antojos más tarde.

Levántate quince minutos antes y empieza tu día bebiendo mucha agua, con un desayuno rico en proteínas y muy bajo en azúcar. Toma el café al llegar al trabajo. Notarás la diferencia.

¿Aún no sabes qué desayunar? Tengo algunas recetas para ti del gourmet saludable:

 

Foto: Coffee with croissant, de Shutterstock, no reutilizar