operaciontransformer

¿Cuántas comidas hay que hacer al día?

May 03, 2016 Darío Pescador

cuantas comidas

Una idea muy extendida es para adelgazar es mejor hacer seis comidas pequeñas que tres grandes. ¿Tiene sentido?

Lo habrás leído alguna vez: come cada dos horas para quemar grasa. Si haces seis comidas pequeñas que tres grandes aumentarás tu metabolismo y  perderás peso. ¿Tiene sentido? Los últimos estudios parecen indicar que no.

Una de las justificaciones de este mito es el efecto térmico de la comida. No toda la energía de la comida es empleada por tu cuerpo, alrededor de un 10% se pierde en forma de calor al digerirla. En el caso de las grasas, la pérdida es menor, de un 5%. Las proteínas son más costosas de digerir, entre el 20 y el 35% de la energía se pierde. Además, el metabolismo basal, la energía que consumes en reposo, aumenta después de comer.

La teoría es que si comemos más veces al día, gastaremos más energía en hacer la digestión y por tanto la comida engordará menos. Por desgracia, el efecto térmico de la comida es tan pequeño que el efecto no es apreciable. Además, este efecto depende solo de las calorías consumidas, no del número de veces que comas.

La otra posible razón para comer más veces al día, el que se produzca un aumento en el metabolismo, es otro punto que no se ha podido demostrar. Es cierto que al comer aumenta el metabolismo, pero el resto del día desciende, con lo que el efecto final es el mismo.

Si comer más veces al día no quema más energía, ni te hace quemar más energía, la única diferencia importante está lo que comes, no cuándo lo comes.

Esto no quiere decir que las horas de las comidas no influyan en tu apetito. Por ejemplo, saltarse el desayuno puede hacer que tengas hambre a media mañana y te resulte muy tentador atracarte a chocolatinas. Si no comes suficiente antes de ir al gimnasio, no serás capaz de hacer ejercicio con suficiente intensidad. Si te ejercitas durante horas al trote cochinero en ayunas, tendrás un hambre atroz y te lanzarás sobre los pasteles.

Escucha a tu cuerpo y dale comida.

Foto: sandwich de Shutterstock, no reutilizar